PERIODONTITIS INICIAL

PERIODONTITIS INICIAL

PERIODONTITIS INICIAL

La periodontitis es una infección grave e irreversible de las encías, que se caracteriza por la inflamación, sangrado y destrucción progresiva del tejido blando que rodea el diente y que, si no se trata a tiempo, puede destruir el hueso en el que se aloja el órgano dentario, provocando que se afloje y ocasionando su pérdida.

Esta enfermedad es frecuente, afecta entre un 15% y un 20% de los adultos de entre 35 y 44 años, según la Organización Mundial de la Salud.

La periodontitis es el motivo principal de la caída dental en los adultos. Este trastorno no es común en los niños, pero su presencia se incrementa durante la adolescencia.

¿QUÉ ES LA PERIODONTITIS INICIAL?

El desarrollo de la enfermedad periodontal siempre va precedido de una fase de inflamación de las encías, causado por la presencia de placa bacteriana. Si esta inflamación se prolonga en el tiempo y el acumulo de placa y el ataque de las bacterias persiste, la irritación e inflamación crónica producirá la destrucción, generalmente irreversible, del hueso que soporta el diente. Especialmente en las personas que tienen algún tipo de susceptibilidad o predisposición genética.

En esta etapa, aparecen las bolsas periodontales y la encía se retrae por lo que los dientes parecen más largos. Sus encías estarán inflamadas y sensibles al tacto, y es posible que se hayan vuelto más pálidas a medida que se reduce el suministro de sangre. La placa alrededor de los dientes comenzará a endurecerse y se convertirá en un material más resistente y dañino llamado sarro o tártaro dental, y esto hará que el daño se acelere. En esta etapa, las estructuras óseas que sujetan los dientes a la mandíbula pueden estar comenzando a debilitarse. Llegados a este punto, se hace necesario seguir un tratamiento profesional rápidamente para reducir el riesgo de pérdida de dientes.

SIGNOS Y SÍNTOMAS DE LA PERIODONTITIS INICIAL

En la fase inicial, los síntomas de la periodontitis normalmente son pocos y en muchos casos se pueden revertir si se diagnostican y se tratan de manera temprana, de aquí la importancia de acudir al dentista con regularidad.

Una vez que ya se ha iniciado la periodontitis, el signo más importante es la pérdida de tejido óseo, el cual es evaluado por el especialista a través del sondaje periodontal. Esta situación, que caracteriza el paso de una gingivitis a una periodontitis, se confirma con radiografías, que nos corroboran si ha habido o no destrucción del hueso.

En las primeras etapas de la periodontitis, las encías retroceden o se separan de los dientes y se forman pequeñas bolsas entre las encías y los dientes llamadas bolsas periodontales. Estas bolsas albergan bacterias dañinas.

El sistema inmunológico intenta combatir la infección y el tejido de las encías comienza a retroceder.

Es probable que también haya presencia de sangrado durante el cepillado y el uso del hilo dental, y posiblemente algo de pérdida de masa ósea.

Hay presencia de tártaro dental, generalmente en las caras palatinas y linguales de incisivos y molares.

CAUSAS DE LA PERIODONTITIS

Las personas sanas normalmente tienen cientos de diferentes tipos de bacterias en la boca. La mayoría de ellos completamente inofensivas. Cuando no hay una adecuada limpieza diaria de los dientes, las bacterias crecen y se acumulan en los dientes.

La periodontitis generalmente es causada por una mala higiene dental. Cuando no te cepillas los dientes y limpias en lugares difíciles de alcanzar en tu boca, sucede lo siguiente:

Las bacterias de la boca se multiplican y forman una sustancia conocida como placa dental. Si no quita la placa con el cepillado, las bacterias depositan minerales dentro de la placa con el tiempo. Este depósito mineral se conoce como sarro, que fomentará un mayor crecimiento bacteriano hacia la raíz del diente. La respuesta inmune del cuerpo a este crecimiento bacteriano provoca inflamación en las encías. La unión de la encía a la raíz de un diente se interrumpe con el tiempo y se puede formar una bolsa periodontal (espacio) entre la encía y la raíz. Las bacterias dañinas colonizan esta bolsa periodontal y se multiplican, liberando toxinas que pueden dañar las encías, los dientes y las estructuras óseas de soporte.

Además, ciertos factores lo ponen en un mayor riesgo de periodontitis, que incluyen:

  •         Tabaquismo, que es uno de los mayores factores de riesgo de periodontitis.
  •         Diabetes tipo 2
  •         Obesidad
  •         Cambios hormonales en las mujeres (como cuando ocurre la menstruación, el embarazo o la menopausia), que pueden hacer que las encías sean más sensibles
  •         Afecciones que afectan su sistema inmunológico, como el VIH o la leucemia
  •         Medicamentos que reducen el flujo de saliva en la boca
  •         Mala nutrición, incluida una deficiencia de vitamina C

TRATAMIENTO DE LA PERIODONTITIS INICIAL 

El tratamiento temprano de la enfermedad periodontal es muy importante para interceptar la evolución de la enfermedad, especialmente en las personas susceptibles de desarrollarla.

El tratamiento tiene como objetivo eliminar la placa y los depósitos bacterianos en los dientes y las encías.

Prácticas de higiene bucal

El equipo de atención dental le dará instrucciones sobre cómo reducir la cantidad de bacterias en la boca, lo que implica mantener limpios los dientes y las encías.

Raspado y alisado radicular

Cuando tenemos ya una periodontitis inicial, o nos encontramos en la fase de mantenimiento, disponemos del tratamiento de raspado y alisado de la raíz del diente, que consiste en la eliminación de todas las bacterias de la superficie radicular con anestesia local.

Antibióticos

En algunos casos, será necesario complementar el tratamiento con antibióticos para ayudar con las infecciones persistentes de las encías que no han respondido a las limpiezas. El antibiótico puede presentarse en forma de enjuague bucal, gel o tableta o cápsula oral.

Citas de seguimiento

El dentista querrá hacer un seguimiento después de algunas semanas, y luego aproximadamente cada tres a seis meses después de eso para evaluar su progreso. Si todavía hay bolsas periodontales, es posible que recomienden otras opciones de tratamiento, como la cirugía.

Cirugía

Si la inflamación persiste en lugares inaccesibles para el cepillado y el hilo dental, su dentista puede recomendar un procedimiento quirúrgico llamado cirugía de colgajo para limpiar los depósitos debajo de las encías. Bajo anestesia, se levantan las encías y se limpian las raíces de los dientes. Luego, se suturan (cosen) las encías de nuevo en su lugar.

Es fundamental concienciarse de la necesidad de realizar revisiones frecuentes y visitas de mantenimiento de por vida para evitar la recidiva de la enfermedad y asegurar su inactividad.

CONTÁCTANOS

Si tiene periodontitis, los controles regulares con un dentista son esenciales para asegurarse de que la enfermedad no continúe.

En Channel Islands Family Dental, contamos con los mejores especialistas. Nuestros dentistas en Oxnard, Newbury Park, Ventura, Port Hueneme y Santa Paula están dispuestos a ayudarte a librar esta terrible enfermedad.

PERIODONTITIS INICIAL PERIODONTITIS INICIAL  

Ir al contenido